¿Has oído hablar del colágeno en la salud bucal? Descubre su función clave en la sonrisa.

¿Has oído hablar del colágeno en la salud bucal? Descubre su función clave en la sonrisa.

El colágeno es una sustancia vital para nuestro cuerpo que, con el paso del tiempo, vamos precisando cada vez más. Sea porque realizamos (o hemos realizado) mucho deporte, porque nuestras articulaciones y huesos empiezan a necesitar un refuerzo o para darle a nuestra piel un impulso, este suplemento es un gran aliado. Pero ¡hay más! Muy atento/a, porque a continuación vamos a explicarte los beneficios menos conocidos del colágeno hidrolizado.

 

 

Todo lo que debes saber sobre el colágeno

Como sabrás, el colágeno es el componente principal de los tejidos conectivos que conforman varias partes del cuerpo, pues es la proteína mayoritaria en ellos, incluyendo los tendones, los ligamentos, la piel, el cabello, los dientes, los huesos, los músculos…

Esta es la razón por la que desempeña muchas funciones importantes en el organismo, como proporcionar estructura a la piel, mejorando su apariencia, o fortalecer los músculos, huesos y articulaciones para prevenir su deterioro. Si te interesa ampliar la información sobre cómo frenar la artrosis, puedes leer este otro artículo del blog.

Por otro lado, el colágeno hidrolizado es aquel colágeno (generalmente de origen porcino o bovino) que ha sido sometido a un proceso de gelatinización e hidrólisis enzimática para fragmentar su estructura típica de superhélice en partes más pequeñitas, facilitando así su absorción y aprovechamiento interno. De hecho, para que un suplemento de colágeno aporte sus beneficios, debe ser una proteína hidrolizada previamente, entre otras consideraciones, como consumirlo en la cantidad necesaria y combinarlo con los demás nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo lo fabrique.

 

¿Qué tipos de colágeno encontramos?

En función de las partes de nuestro cuerpo donde se encuentra y de las características de la estructura que conforma (tejidos duros o blandos, por ejemplo), se han distinguido más de 20 tipos de colágeno. También pueden apreciarse diferencias poco significativas con respecto a las proporciones de hidroxiprolina que contienen. No obstante, en cualquier caso, los principales son: el colágeno tipo 1, que se encuentra en la piel, los huesos, los músculos, los tendones, los dientes o los ligamentos, y el colágeno tipo 2, especialmente propio del cartílago. Por este motivo, un colágeno hidrolizado que sea de tipo 1 y 2 consigue reforzar todo tipo de tejidos corporales y favorecer su mantenimiento; en consecuencia, podemos desmitificar que exista un suplemento de colágeno para cada necesidad concreta.

La clave para asegurarnos de estar tomando un buen complemento de colágeno es fijarnos en su procedencia, calidad y asimilación, así como en su composición. Es decir, en la cantidad de colágeno hidrolizado y del resto de nutrientes esenciales para su efectividad, como son la Vitamina C y el Magnesio. Si tienes dudas sobre por qué opción de nuestros productos decantarte, ahora te lo ponemos muy fácil con nuestro Recomendador. ¡En 4 sencillos pasos!

 

 

Colágeno hidrolizado y salud dental

Aunque lo que más se conoce es la relación entre el consumo de colágeno y el cuidado de las capas de la piel, los huesos y las articulaciones, este también puede favorecer la salud bucal. ¿Te sorprende?

Los últimos estudios científicos han demostrado que el colágeno puede ayudar a preservar la densidad ósea mandibular y la integridad estructural de las encías, frenando la progresión de la periodontitis en el caso de padecerla. La explicación es que, en la boca, el colágeno tipo I es el componente principal de la dentina de los dientes, por eso su deficiencia puede provocar una formación defectuosa del esmalte dental o capa exterior protectora del diente.

Teniendo en cuenta que la retracción de las encías suele provocar sensibilidad, inflamación y hasta pérdida dental, resulta muy interesante que el colágeno promueva unas encías más fuertes y gruesas alrededor de las raíces expuestas. Incluso se utiliza en algunas nuevas terapias para fomentar la remineralización mandibular.

Por todas estas razones, un déficit de los nutrientes necesarios para crear el colágeno de los dientes podría suponer una formación defectuosa del esmalte, así como su desgastarse al tomar alimentos y bebidas ácidas, al cepillarse demasiado fuerte o al bruxar (rechinar los dientes). Todo ello supone un deterioro acelerado de la dentadura y la mandíbula, sobre todo en personas con bruxismo (cada vez más habitual) y en aquellas que están envejeciendo, pues la mandíbula comienza a menguar debido a la pérdida ósea asociada al paso de los años. No olvidemos que es imprescindible un correcto soporte de nuestros dientes para poder mantenerlos sanos durante el máximo tiempo posible.

Obviamente, para conseguir el mejor resultado, es preciso que los pacientes adapten sus hábitos y, así, minimizar los factores de riesgo asociados a la pérdida ósea o de superficie dental. Puedes consultar a tu odontólogo/a de referencia para obtener información personalizada.

 

El Colágeno con Magnesio de Ana María Lajusticia®

Dentro de la categoría Articulaciones de Ana María Lajusticia® encontramos el mejor colágeno para huesos y articulaciones, así como colágeno para la piel. Se trata de Colágeno con Magnesio con diferentes formatos y presentaciones, todas ellas a base de colágeno hidrolizado de origen porcino, de tipo 1 y 2, y con la cantidad justa de nutrientes para aportar sus beneficios a largo plazo sin la necesidad de hacer descansos:

Formato en polvo: opción de sabor neutro o sabor fresa (enriquecido con vitamina C). Ideal para mezclar con líquidos, cremas o yogur. Se recomienda una cucharadita de postre en cada comida principal, para una mejor asimilación.

 

Formato en comprimidos: para aquellas personas a las que les es más cómodo tragar el producto sin tener que disolverlo. Dosis diaria recomendada: 2-3 comprimidos tras cada comida principal, preferiblemente junto a alimentos con vitamina C. Envases disponibles para 12, 30 o 75 días.

 

Formato líquido: para aquellas personas que necesiten un suplemento listo para tomar, con delicioso sabor a cereza. Tomar de 2 a 3 vasitos medidores al día, repartidos tras las comidas principales.

 

Formato en sticks: los sticks de Ana María Lajusticia® son muy prácticos para aquellas personas que toman el suplemento fuera de casa o que viajan a menudo, pues son muy fáciles de transportar para cuidarse en cualquier lugar. Son más concentrados que los anteriores, por lo que la dosis recomendada es de 1 o 2 sobrecitos al día.

 

 

Y tú, ¿qué opción eliges para cuidar de tu cuerpo y mejorar tu bienestar?

 

 

Gisela Fernández
Dietista-Nutricionista y Tecnóloga Alimentaria

 

¡COMPARTE!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DÉJANOS UN COMENTARIO

5 3 votos
Puntúa el artículo
Suscríbete
Notifícame cuando
2 Comentarios
Inline Feedbacks
Ver todos los comentarios

Excelentes productos, muuuy buenos complementos, pendiente a seguir en la compañía.
Gracias

Última edición 22 días hace por Yolima Isabel Gámez Ariza

¡Mil gracias por tu comentario, Yolima! Un abrazo

CATEGORÍAS

¿QUIERES ESTAR AL DÍA
DE TODAS LAS NOVEDADES?

¡SUSCRÍBETE A NUESTRA
NEWSLETTER!

¿QUIERES ESTAR AL DÍA
DE TODAS LAS NOVEDADES?

¡SUSCRÍBETE A NUESTRA
NEWSLETTER!

2
0
¡Comenta este artículo!x