Blog de Ana Maria Lajusticia

Selector de Blog Entra al Blog

Ventajas de la espirulina en verano

La espirulina es un suplemento nutricional compuesto por cianobacterias, con una alta concentración de nutrientes, que supone una ayuda ergogénica para mejorar el rendimiento y la resistencia física gracias a una mayor producción de energía.

Se trata de una fuente natural e importante de proteínas de origen vegetal, pues las contiene en un 65-70% de su peso. Es rica en vitaminas del grupo B (que juegan un papel muy importante en la producción de energía y en el mantenimiento de los tejidos), magnesio, calcio, hierro, potasio, yodo, carotenos y vitamina E, y contiene solamente un 7% de materia grasa en forma de ácidos grasos esenciales, fundamentales para nuestras células. Su alto contenido en fibra actúa como prebiótico, promoviendo la actividad de la flora intestinal y ayudando a la digestión y a controlar los niveles de azúcar en sangre y el apetito.

Destaca, sobre todo, porque su composición nutricional ayuda a acelerar el metabolismo y favorece la eliminación de toxinas, que tienden a acumularse en situaciones de deshidratación, por lo que es habitual tomarla en verano para reducir la retención de líquidos, para ayudar a mantener el peso o como complemento de dietas de adelgazamiento.

El mecanismo a través del cual favorece el drenaje de las toxinas que entran en nuestro cuerpo través de la comida, de la bebida o del aire que respiramos, se basa en la estimulación del funcionamiento de los riñones y del hígado. De esta manera, se evitan las molestias asociadas al estrés oxidativo que causa la alta acumulación de toxinas en el organismo (pesadez, alteraciones del ritmo intestinal, inflamación, jaquecas o mucho cansancio).

También es rica en clorofila, que participa en la formación de los glóbulos rojos, células sanguíneas que transportan el oxígeno en la sangre hasta los tejidos. Este factor, junto al contenido de magnesio, permite mejorar la resistencia física y la recuperación tras largas jornadas de trabajo o ejercicio, a la vez que reduce la posibilidad de sufrir calambres, fatiga y prevenir lesiones articulares y musculares. Por eso, tomando espirulina en verano, el calor afecta un poco menos a nuestra capacidad física y nuestra energía.

Además, cabe destacar su gran poder antioxidante, que disminuye el daño muscular y capilar, y reduce la inflamación de la piel, que está más expuesta al sol y a los factores externos en esta estación del año.

En definitiva, ¡un suplemento completísimo, ideal para el verano!

6 respuestas a “Ventajas de la espirulina en verano”

  1. Ana dice:

    ¿Se puede tomar a la vez que el colágeno con magnesio y vitamina c en polvo vuestro?

  2. Bárbara dice:

    Como se toma?

  3. Tona Aleñar dice:

    Donde comprarla??

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *