Blog de Ana Maria Lajusticia

Selector de Blog Entra al Blog

Osteoporosis, mujer y menopausia

La osteoporosis es una enfermedad muy frecuente en mujeres y en algunos hombres, que provoca un debilitamiento en los huesos debido a la pérdida de colágeno y a los cambios hormonales como el descenso de estrógenos, que acelera el recambio óseo y la pérdida de densidad. El hueso se vuelve más poroso, más delgado y frágil, y se fractura con facilidad si recibe traumatismos.

A la osteoporosis se le llama también la epidemia silenciosa porque apenas tiene síntomas. La mayoría de las veces se diagnostica después de una fractura. Por eso, es muy importante una labor preventiva a partir de los 40-45 años. Sería recomendable realizar una densitometría ósea una vez instaurada la menopausia.

Aproximadamente el 25% de mujeres de raza blanca mayores de 60 años sufren fracturas vertebrales en las curvaturas de la columna. En algunos casos pueden llegar a aparecer dolores, especialmente en la espalda y en las articulaciones, que pueden llegar a ser crónicos.

 

Casos con mayor riesgo de padecer osteoporosis:

Recomendaciones:

  • Consuma diariamente alimentos ricos en proteínas, magnesio, fósforo, calcio, zinc y vitaminas C y D, como los lácteos y sus derivados, las legumbres, algunos vegetales, los pescados azules, el marisco o el huevo, y preferiblemente elija las opciones bajas en grasa. Una adecuada ingesta de magnesio es esencial para el apropiado metabolismo del calcio y para la síntesis de proteínas endógenas. El zinc también es esencial para la síntesis de diferentes componentes de la matriz ósea. La Vitamina D aumenta la absorción intestinal y la reabsorción renal de calcio, reduce la pérdida de hueso y la incidencia de fractura. Recomendamos exponernos a la luz solar de forma controlada. La Vitamina C es imprescindible para la firmezaelasticidad y flexibilidad de las articulaciones y para la constitución del colágeno (principal ingrediente de la matriz ósea).
  • Los fitoestrógenos, que se encuentran en las legumbres, las hortalizas y los cereales, ayudan a paliar o prevenir los síntomas climatéricos y, entre ellos, la pérdida de masa ósea. Poseen importantes efectos antioxidantes, antivíricos y antiinflamatorios.
  • Evite pasar por superficies resbaladizas para prevenir caídas.
  • En su casa, disminuya al máximo los obstáculos: sujete las alfombras, coloque barandillas en todas las escaleras e ilumine correctamente todas las estancias.
  • No se suba a ningún taburete, silla o escalera para alcanzar objetos de lugares altos.
  • Use calzado cómodo, sin tacón y que le sujete firmemente el pie. Evite las sandalias.
  • Si es necesario, utilice bastón para caminar, aumentando la superficie de apoyo.

 

En definitiva, una buena dieta, estimular la regeneración del hueso y evitar su pérdida mediante hábitos de vida saludables y tratamientos (si fueran necesarios), son acciones clave en la salud ósea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *