Blog de Ana Maria Lajusticia

Selector de Blog Entra al Blog

Libera tu tensión en la oficina


Un atardecer cualquiera, llegas a casa después de una intensa jornada de trabajo y detrás del oído oyes el tic-tac de la cuenta atrás para que suene el despertador mañana de nuevo a las 7 de la mañana. Quizás tan solo han pasado treinta escasos minutos desde que has salido de la oficina, sin embargo todo tiempo parece insuficiente para recuperarte del agotamiento que llevas encima. Decides que hoy no irás al gimnasio y que en lugar de eso, te darás un merecido baño, descansarás en el sofá y te irás a dormir temprano para estar preparado para el día siguiente.  7 de la mañana, suena el despertador y mientras tu cuerpo te reclama a gritos que le des unas horas más de sueño, tú te preguntas cómo puede ser si… ¡descanse toda la tarde!

Poco tardas en darte cuenta de que las molestias de manos, espalda y huesos (generalizando), empieza a ser cada vez más intensa. Y a los pocos meses, sientes como tu rutina diaria se ha reducido a trabajar y descansar, “con lo que yo era y el ritmo que aguantaba”.

¿Te suena?

Bienvenido al síndrome característico del trabajo en oficina. Como dijo Thomas Fuller, la salud no se valora hasta que llega la enfermedad. Sin darnos cuenta nos olvidamos de nosotros durante las 8 horas de jornada intempestiva, priorizando papeles, llamadas y gestiones antes de aprender a hacer pausas y cuidar nuestros hábitos para ganar salud personal y profesional.

Son varios los estudios que relacionan el origen de dolores articulares crónicos, migrañas, contracturas, obesidad, labilidad emocional y enfermedades cardiovasculares con los hábitos adquiridos durante la jornada laboral.

¿Cómo lograr el equilibrio en la oficina?

  1. Hidrátate contínuamente. Te recomendamos tener en la mesa de la oficina una botella de agua al alcance de tu vista, como también una taza para poder prepararte infusiones que puedas tomar entre horas.
  2. Mantén tus comidas a raya. Planifica tus horarios y evita saltarte comidas. Asimismo, procura que el plato sea completo y equilibrado para favorecer un buen funcionamiento orgánico, tanto a nivel físico como cognitivo. Haz clic aquí para aprender a diseñar ensaladas en tarro completas y saludables.
  3. Cuida de ti añadiendo a tu rutina Magnesio Total 5®.
    El magnesio es un elemento tan importante como el agua en el proceso de relajación muscular. Sin embargo, es uno de los minerales excretados en mayor cantidad en momentos de estrés físico y emocional. ¿Es de extrañar que las contracturas, la rigidez de cuello, los dolores de espalda y la tensión muscular sean las principales quejas dentro de una oficina? No, ¿verdad?
    Por ello te recomendamos complementar tu desayuno con 2 comprimidos de Magnesio Total 5. Son varios los casos de mejoría al realizar un aporte extra de Magnesio en personas con trabajo de oficina y fuertes dolores de cabeza, tensión muscular y contracturas. Además disminuye el cansancio y la fatiga.
  4. Realizar estiramientos y ejercicios de movilidad es otra forma de prevenir las contracturas y la tensión muscular. A continuación te dejamos una serie para que tengas cerca de tu escritorio y repitas cada 1-2 horas de trabajo.
  5. Por último pero no por ello menos importante… ¡Muévete! Organízate para que en tu rutina no falte al menos 30 minutos de actividad física. Una clase de pilates, yoga, caminar, correr, ir al gimnasio… traducido en lenguaje simple: movimiento. ¿Sabías que el movimiento es el mejor antiestrés y la mejor forma de prevenir obesidad, hipertensión, ansiedad y depresión?

Si quieres saber más sobre los beneficios del magnesio para tu salud, regístrate aquí y recibirás nuestro Ebook de forma totalmente gratuita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *