Blog de Ana Maria Lajusticia

Selector de Blog Entra al Blog

Beneficios del magnesio y estilo de vida saludable en mujeres con SOP

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es un conjunto de síntomas relacionado con un desequilibrio hormonal que puede afectar a mujeres y niñas en edad reproductiva. Constituye una de las principales causas de infertilidad. Se sabe que el sobrepeso constituye un factor de riesgo para desarrollar SOP, por lo que mantener un peso adecuado se vuelve crucial para evitar su aparición o, incluso si ya se ha manifestado, disminuir los síntomas.

Afecta alrededor de un 10% de mujeres en todo el mundo, con algunas de las siguientes características y síntomas:

  • Dismenorrea (menstruaciones dolorosas)
  • Resistencia a la insulina
  • Infertilidad
  • Irregularidades menstruales
  • Acné moderado/grave
  • Ganancia de peso y/o dificultad para adelgazar
  • Exceso de vello en la cara, pecho, abdomen o muslos

La forma más habitual de tratar el SOP es la terapia con pastillas anticonceptivas. Estas regulan el ciclo hormonal por medio de su supresión, es decir, se administran hormonas sintéticas que “engañan” al organismo, dando lugar a una falsa menstruación, que en realidad es un sangrado de abstinencia. Las pastillas anticonceptivas, al poner orden en las concentraciones de hormonas sexuales en la mujer, son efectivas para tratar el SOP, sin embargo, no son la única opción.

Es importante tener en cuenta que, como en todas las enfermedades o síndromes, un estilo de vida saludable es siempre una parte importante de la solución. Por otro lado, las mujeres que tienen SOP corren un riesgo mayor de desarrollar otras enfermedades metabólicas como la diabetes, síndrome metabólico o enfermedades cardíacas e HTA, por lo que llevar un estilo de vida saludable es crucial.

A continuación, os dejamos una serie de consideraciones a tener en cuenta que pueden ayudar a tratar el SOP:

  1. Eliminar los alimentos que promueven la inflamación en el organismo como son el alcohol, el azúcar, las grasas animales, las grasas trans (presente en alimentos ultraprocesados) y la leche de vaca.
  2. Dieta moderada-baja en carbohidratos y que estos sean integrales como avena, arroz, pasta y pan integrales, quinoa…
  3. Consumir proteínas principalmente de origen vegetal como legumbres y sus derivados, frutos secos y semillas (lino, chía, ricas en omega-3).
  4. Consumir hortalizas en abundancia por sus propiedades antioxidantes.
  5. Priorizar las frutas que tengan antioxidantes y propiedades antiinflamatorias como las frambuesas, cerezas, granada, arándanos, naranjas, kiwis…
  6. Hacer ejercicio físico regularmente mejora el metabolismo de la glucosa y aumenta la sensibilidad a la insulina lo cual, a su vez, favorece la pérdida de peso.
  7. Tomar un suplemento de magnesio ayuda significativamente a mejorar la sintomatología del SOP.
  8. Consumir más pescados que carnes por su contenido en omega-3, un ácido graso poliinsaturado esencial con características antiinflamatorias.
  9. Asegurar el aporte suficiente de vitamina D y, si es necesario, suplementarla con aceite de hígado de bacalao.

Estos cambios en el estilo de vida sumado a un aporte mayor de magnesio pueden ayudar a hacer más amena la sintomatología del síndrome de ovario poliquístico. El magnesio ayuda a equilibrar las concentraciones de azúcar en sangre, de forma que también contribuye a una liberación menor de insulina. Esto, a su vez, facilita la prevención de la obesidad que, cuando se da, desata una serie de desajustes hormonales que en el SOP es conveniente evitar. El magnesio también contribuye a reducir la inflamación crónica característica de mujeres con SOP, de forma que puede ayudar a reducir la intensidad de algunos de sus síntomas, como el dolor menstrual intenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *