Blog de Ana Maria Lajusticia

Selector de Blog Entra al Blog

Endulzantes naturales como sustitutivos al azúcar

Actualmente, el azúcar es uno de los temas más populares puesto que se ha convertido en un ingrediente presente en la gran mayoría de alimentos en cantidades abrumadoras.

El azúcar entendido como glucosa es la principal fuente de energía del cuerpo. La glucosa es una molécula que se encuentra en los carbohidratos (harinas, cereales, galletas, dulces y hortalizas). Las cantidades energéticas diarias que nuestro cuerpo necesita de carbohidratos para obtener los niveles adecuados de glucosa en sangre varían en función de la edad, el sexo y otros valores antropométricos de cada persona. Sin embargo, en términos generales podríamos decir que el 55-60% de la alimentación diaria debe partir de este macronutriente. Un porcentaje que, a pesar de parecer muy alto, con frecuencia se sobrepasa.

¿Por qué excedemos el porcentaje de glucosa diario?

Principalmente, por el excesivo consumo de harinas refinadas y de productos procesados (pasta, galletas, zumos, mermeladas…). Por tanto, no solamente es importante la CANTIDAD sino también la CALIDAD de la alimentación. Sin duda, no es lo mismo una fuente de hidratos a base de hortalizas, tubérculos, fruta, harinas no refinadas y leguminosas, que a base de galletas, harinas refinadas y dulces.

¿Por qué es importante vigilar las cantidades de glucosa?

  1. Porqué con la ingesta de glucosa y la elevación de la misma en sangre se inicia una cascada de reacciones metabólicas en el organismo que de sobrepasar las cantidades necesarias puede desencadenar obesidad, colesterol y resistencia a la insulina entre otras enfermedades metabólicas importantes.

Cuando comemos, se elevan los niveles de insulina, una hormona segregada por el páncreas y responsable de la distribución de esta energía a las distintas células. ¿Qué ocurre cuando de manera diaria consumimos grandes cantidades de azúcar? Se incrementan las probabilidades de desarrollar resistencia a la insulina puesto que las células receptoras de los niveles de glucosa en sangre pierden gradualmente sensibilidad a la molécula, de modo que la glucosa deja de tener acceso al interior de la célula para desarrollar su función energética y pasa a almacenarse en el tejido adiposo en forma de grasa.

Además, paralelamente el páncreas se mantiene activo sin dejar de segregar insulina al no recibir la señal de llegada de la glucosa al interior de la célula. Esta sobre segregación de insulina, inhibe la oxidación de grasa, no solamente dejando de quemar grasa sino que además, teniendo a acumularla.

  1. El azúcar promueve la inflamación del organismo y el desarrollo de enfermedades
  2. Promueve la reproducción de células cancerígenas
  3. Disminuye la producción de colágeno
  4. Incrementa la retención de líquidos
  5. Genera ansiedad y dependencia
  6. Estimula el apetito

¿Cómo evitarlo?

Fijándonos en la CALIDAD y el TIPO de azúcar. Generalmente términos que terminan con “osa” son tecnicismos sinónimos de azúcar. Por ejemplo: galactosa o fructosa.

Y también, en la CANTIDAD. Por ejemplo, si hablamos de una tableta de chocolate negro del 70% cacao con unos 29g de azúcar por cada 100g, debemos valorar la cantidad de chocolate que vamos a tomar diariamente, porque si vamos a tomar una onza, realmente esta cantidad puede ser inferior a la cantidad que vayamos a consumir al sustituir este producto por otro.

¿Qué sustitutivos podemos utilizar?

Estevia, regaliz, canela, fruta, rapadura de panela, azúcar de coco, azúcar de abedul puro, sirope de coco, arce, agave, melaza, miel de manuka y sirope de manzana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *