Blog de Ana Maria Lajusticia

Selector de Blog Entra al Blog

Alimentos que te harán feliz

 

Habrán escuchado en miles de ocasiones la afirmación “somos lo que comemos” y habrán pensado seguramente en la relación que existe entre la alimentación y el peso corporal, los niveles de colesterol, de azúcar en sangre, etc. Pero pocas personas tienen en cuenta el vínculo entre su patrón alimentario y su salud psicológica.

Existe significativa evidencia científica que relaciona la alimentación no saludable (rica en azúcares simples y alimentos procesados y baja en alimentos vegetales, integrales, carnes magras y lácteos) con la prevalencia de ansiedad, irritabilidad, tristeza, depresión, estrés e insomnio o descanso inadecuado. De hecho, se han detectado asociaciones inversas entre la ingesta de ácidos grasos polinsaturados, proteínas y ciertos micronutrientes (como el triptófano, el omega 3, el magnesio o el zinc) con la sintomatología depresiva. Por el contrario, la ingesta de alimentos procesados y carbohidratos simples se ha asociado de forma directa.

Para asegurar que el tejido nervioso esté bien nutrido, la alimentación debe incluir hidratos de carbono complejos, triptófano, vitaminas del grupo B (que intervienen en la biosíntesis de neurotransmisores y en la formación de las vainas de mielina de las neuronas), hierro (para la concentración y la memoria) y ácidos grasos poliinsaturados (necesarios para el desarrollo y funcionamiento del sistema nervioso, por su abundante presencia en la membrana de las neuronas).

Entre los nutrientes relacionados con el Sistema Nervioso, destaca el triptófano. El triptófano es un aminoácido esencial, es decir, el cuerpo no lo puede fabricar por lo que se debe obtener a través de la alimentación. Su función consiste en la producción y mantenimiento de las proteínas, músculos, enzimas y neurotransmisores como la serotonina, también llamada “hormona de la felicidad”, ya que favorece al equilibrio emocional. De esta forma, favorece a la salud y bienestar general, al estado de ánimo y a la calidad del sueño, previniendo el insomnio y la depresión. Gracias a sus propiedades resulta de gran ayuda consumirlo a través de alimentos ricos en este nutriente y mediante complementos alimenticios.

Los alimentos ricos en triptófano favorecen naturalmente al aumento de la serotonina, potenciando la sensación de bienestar, la relajación, una mayor autoestima y concentración. Además, la serotonina establece el equilibrio de otros neurotransmisores como la dopamina y la noradrenalina, relacionados con el miedo, la angustia, la ansiedad, la irritabilidad y los trastornos alimenticios. Por otra parte, es necesaria para la formación de melatonina, relacionada con la regulación de nuestros ciclos de sueño y de vigilia.

Es importante tener en cuenta que el cerebro absorbe el triptófano cuando se combina en la dieta con carbohidratos, ya que, la producción de insulina que se desencadena hace que las neuronas del cerebro sean receptivas al triptófano. Por eso, a corto plazo nuestro estado de ánimo lo puede determinar una comida, pero, a largo plazo, organizar correctamente nuestra dieta es la mejor forma de controlar el nivel de azúcar en sangre, mantenernos de buen humor y no ganar peso.

Entre los alimentos ricos en triptófano, destacamos:

 

Por todo lo mencionado, cualquier intervención dirigida a minimizar los niveles de ansiedad, depresión o estrés en la población debe enfocarse, en parte, en mantener una alimentación saludable y un estilo de vida activo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *